DOLOR, DOLOR, DOLOR

Ayer 26 de Diciembre, nuestro querido compañero Miquel Bellido ha pasado al Oriente Eterno.
Su inesperada partida, nos deja un vacío en el corazón pero sabemos que seguirá entre nosotros por medio de su obra y su legado.
Nosotros, tus hermanos de este camino escogido te echaremos en falta. Tu sonrisa, tu buen corazón, tu gran sabiduría, tu humildad, tus poesías.. pero sobretodo extrañaremos a ese artista incansable de la piedra, fisica e intangible que en silencio y alegría no dejó jamás de trabajar en ella.

Buen viaje Maestro, que la Luz te acompañe y que la tierra te sea leve.

R.·.L.·. Pedratallada

Miquel Bellido